Indulgencia plenaria por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima

Indulgencia plenaria
¿Pensaste que ya no podías obtener una indulgencia plenaria porque termino el año jubilar de la misericordia? Hoy gracias a los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima, el papa Francisco ha concedido, a todas las personas poder obtener indulgencia plenaria durante todo el año jubilar, que inició el 27 de noviembre del 2016 y termina hasta el 26 de noviembre de 2017.

Hablando un poco acerca de la indulgencia plenaria, se refiere a obtener el perdón por parte de Dios, de todos nuestros pecados cualquiera que fuera en cualquier momento que hayan sido cometidos. Es verdad que cuando nos confesamos también se dice que nuestros pecados son perdonados, pero la indulgencia plenaria va mucho más allá de solo perdonar los pecados, puesto que cuando nos confesamos se perdona el pecado pero permanece la culpa y las consecuencias, al obtener una indulgencia plenaria el alma queda totalmente libre de todo esto, y si muere ya no tendrá que pasar por el purgatorio. Para saber más sobre las indulgencias te invitamos a consultar nuestro artículo anterior: Año Santo de la misericordia. Indulgencias plenarias.

Para poder ganarnos la indulgencia plenaria es necesario cumplir con tres condiciones habituales que son confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del papa Francisco, todo esto llevándolo de una forma constante en nuestra vida durante todo el año jubilar.

Además de cumplir con estas condiciones, por la celebración de los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima, es necesario cumplir con un requisito más, que puede realizarse de tres formas distintas, dependiendo de tus posibilidades y estado de salud:

1. Peregrinar al santuario

Esta es de las primeras formas para poder lograrlo y se trata de que las personas participen con Fe y devoción en una  peregrinación al Santuario de Fátima que se encuentra en Portugal, y a la vez participar en la celebración u oración dedicada a la virgen. Como parte de esto las personas deben rezar el padre nuestro, recitar el credo e invocar a la Madre de Dios.

2. Visitar a la virgen de Fátima expuesta

Esta segunda forma permite a cualquier persona, en el lugar donde viva, obtener una indulgencia plenaria, pues se trata de acudir a algún templo cercano, oratorio o local adecuado donde este expuesta la imagen de la Virgen de Fátima. Se trata de ir a visitar la imagen expuesta solemnemente en los días de los aniversarios de las apariciones, los días 13 de cada mes, desde mayo hasta octubre, participando ahí mismo en una celebración u oración en honor de la virgen María.

3. Oportunidad para ancianos y enfermos

Esta tercera forma para obtener la indulgencia plenaria es únicamente para las personas que por la edad o la enfermedad o causa grave no puedan movilizarse. Entonces podrán obtenerlo desde el lugar donde se encuentren rezando ante una imagen de la virgen de Fátima al igual que deberán unirse espiritualmente a las celebraciones jubilares en los días de la apariciones, que son el día 13 de cada mes de mayo a octubre; ahí ofrecerán, delante de virgen, a Dios misericordioso sus oraciones y dolores por los sacrificios de su vida.

Ahora que ya conoces como obtener una indulgencia plenaria para tu vida, no te quedes sin la oportunidad de acercarte a Dios Padre y a mamita María a través de cualquiera de estas tres formas, para así tener un alma limpia, libre totalmente de pecados, culpas y consecuencias, y ganarte tu pedacito de cielo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *