Año litúrgico – ¿Qué es y cómo está dividido?

¿Has notado que algunas celebraciones litúrgicas cambian de fecha año tras año? ¿Sabes por qué pasa esto? Dichas fiestas forman parte del Año litúrgico y en este artículo te explicaremos cómo funciona.

Primero es necesario aclarar qué es el año litúrgico… San Juan Pablo segundo lo define como:

“Camino a través del cual la Iglesia hace memoria del misterio pascual de Cristo y lo revive”.

En términos prácticos se puede decir que así como cuando se reza el Rosario se meditan los misterios de nuestra fe -la vida, muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo-, igual sucede en el año litúrgico; a través de él recordamos y revivimos el plan de Salvación.

Un punto muy importante a saber es que el año litúrgico no coincide con el año calendario, que es el que nosotros conocemos de doce meses (de enero a diciembre). A diferencia de este, el año litúrgico se conforma de un ciclo (formado por tiempos litúrgicos) en el que se conmemora toda la vida de Cristo, desde su nacimiento hasta su muerte y Resurrección.

Comienza con el tiempo de Adviento (4 semanas antes de Navidad) para dar paso al tiempo de Navidad (que va desde el 25 de diciembre hasta el 5 de enero) y la Epifanía (6 de enero). Continúa el Primer tiempo ordinario, Cuaresma (del miércoles de ceniza hasta Semana Santa), Semana Santa (del domingo de Ramos al domingo de Resurrección), Pascua, Pentecostés (50 días después del domingo de Resurrección), Segundo tiempo ordinario y, finalmente, Cristo Rey.

 

 

A pesar de que el año litúrgico inicia con el Adviento, el punto de referencia para establecer las demás celebraciones es la Semana Santa, la fiesta más importante del catolicismo, evento en el que se basa nuestra fe, puesto que creemos en un Dios Vivo, no muerto.

El inicio de Semana Santa cambia cada año, esto se debe a que se cuida que el Jueves Santo haya luna llena… ¿Por qué?

En la Pascua que se celebraba antes de la venida de Cristo se conmemoraba la salida del pueblo de Israel de Egipto y su paso por el mar Rojo. Después de que el ángel exterminador mató a los primogénitos de Egipto cuya casa no estuvo marcada con sangre de un cordero, el faraón dejó salir a los Israelitas; se sabe que la noche de la salida había luna llena, la cual iluminó el camino al pueblo elegido y les permitió no usar lámparas para que no los descubrieran los soldados del faraón. A partir de ese entonces se celebró la pascua judía en la primera luna llena de primavera.

Con la venida de Jesús y con su muerte, se le da otro sentido a la Pascua: Él es el Cordero que nos salva. Cuando Jesús celebró la Última Cena con sus discípulos (Jueves anterior a la Resurrección) en vísperas de la pascua judía, había luna llena, pues se respetaba la tradición; por esta razón se cuida que la Pascua que los católicos celebramos coincida con esta luna -suceso que acontece entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

A partir del establecimiento de la Pascua en el año calendario se fijan las demás celebraciones litúrgicas de tal forma que cada año varían las fechas del miércoles de ceniza, Semana Santa, La Ascensión del Señor, Pentecostés y la Fiesta de Cristo Rey. Sin embargo; hay fiestas que se celebran en días establecidos, como la Navidad, la Epifanía, la Asunción de la Virgen, entre otros, pero eso probablemente te lo explicaremos en otro artículo.

Gaby Vega
Gaby Vega

Latest posts by Gaby Vega (see all)

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *