¿Qué es la caridad?

caridad
Esta vez me ha tocado a mí hablar un poco sobre la caridad. Antes que nada, es importante mencionar que la caridad es una virtud teologal que nos permite amar a Dios sobre todas las cosas y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Pero no sólo es una virtud teologal, es la más importante de estas tres, porque como dice san Pablo: “Si no tengo amor, nada soy”.

¿Qué es entonces la caridad?

La caridad es más que amor, porque el amor es natural, pero la caridad viene de Dios. Es poder amar como Dios mismo nos ama, pero no se refiere a ti, o a mí, se refiere a todos, a cada uno de los seres humanos que existen en el planeta tierra. Esta virtud divina nos permite amarnos los unos a los otros como Él nos ama. Esta virtud es tan especial porque su objeto es el amor de Dios mismo, lo que hace que no sólo “sintamos bonito”, sino que busquemos el bien verdadero del otro; nos permite amar no como seres humanos, sino más allá.

La caridad se divide en tres tipos:

Apreciativo, que es cuando entendemos que Dios es el bien máximo.

Sensible, cuando sentimos a Dios en nuestro corazón.

Efectivo, que es cuando lo mostramos con acciones.

Es importante mencionar que para que el amor sea verdadero no importa si es sensible, siempre y cuando sea apreciativo y efectivo.

Algo que es súper importante saber es que TENEMOS QUE HACER APOSTOLADO donde sea que estemos. Donde sea que Dios nos mande, el apostolado es importantísimo para nuestra vida cristiana porque nos ayuda a extender el Reino de Dios cada que llevamos el Evangelio a los demás. Cuando estás enamorado, todas las personas que están a tu alrededor lo notan, ¿cierto? De la misma forma es con nuestro amor a Dios. ¡Es lógico que queramos que todos los que están cerca o lejos sientan ese amor! Nuestro apostolado nos ayuda a desarrollarnos en muchas maneras, pero sobre todo nos ayuda a aprender a amar a cada una de las personas que Dios nos pone en el camino.

Te propongo algo, cada noche cuando vayas a dormirte, pregúntate dos cosas: ¿Qué hice hoy por los demás? y ¿Con cuánto amor lo hice? Verás que con el paso de los días, irás notando más y más las posibilidades que te da Dios de amar. ¡Ponlo en práctica!

El Rey responderá: «En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí» Mt. 25, 40.

Latest posts by Isabel Quijano (see all)

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *