La Sagrada Familia: Biblia esculpida en piedra

¿Sabías que la estructura del Templo Expiatorio “La Sagrada Familia” en Barcelona fue diseñada con el objetivo de ser una “biblia esculpida en piedra”?

¡Sí! Ésta fue diseñada de tal manera en que la obra adquiriese sentido y simbolismo en cada parte que la conforma.

Sus columnas se transforman desde la base hasta arriba, afinándose hasta llegar al cielo. Los pilares fueron diseñados de tal modo que juntos parecieran un bosque extendiéndose hacia lo alto, ya que según el autor, éste es el entorno que nos permite sentirnos más cerca de Dios.

Contrario a lo que creemos, el proyecto no fue originalmente puesto en manos de Antoni Gaudí, su famoso autor, sino que fue un año después de su comienzo cuando el proyecto le fue dado, en 1883.

Gaudí lo modificó por completo cuando lo obtuvo, pasando más allá del estilo neogótico que inicialmente se tenía en mente. Diseñó un templo completamente innovador y excepcional, con una complejidad que alargaría su construcción por muchos años. Eso además de la destrucción de los planos y maquetas en el incendio de su estudio diez años después de su muerte.

Después de que los anarquistas, en medio de una revuelta, hicieron añicos los moldes de yeso y las maquetas, trataron de preservarse los restos de éstos ocultándolos entre dos paredes.

Después de la guerra civil el dinero escaseaba inmensamente; sin embargo, el poco que había se invirtió en restaurar los modelos para poder recuperar el proyecto.

La obra de Gaudí era tan vanguardista y adelantada a su tiempo, que ninguno de los programas de arquitectura de ese tiempo podían reconstruir sus diseños, y mucho menos sus modelos.

Sin embargo, su complejidad es totalmente proporcional a la belleza de sus acabados que plasman escenas de la vida de Cristo que pueden apreciarse desde la entrada. En los portales de las fachadas se explican la vida y las enseñanzas de Jesús, cada una representando los tres momentos culminantes de su vida: su nacimiento, su pasión, muerte y resurrección, y su gloria, presente y futura.

La también Basílica de la Sagrada Familia estará compuesta por 18 torres: doce de ellas dedicadas a los Apóstoles, cuatro a los Evangelistas, una a María y otra a Jesús. Actualmente se encuentran levantadas ocho, cuatro en la fachada del Nacimiento y cuatro en la fachada de la Pasión.

Hasta el día de hoy es considerada como uno de los proyectos arquitectónicos más longevos del mundo, teniendo más de 130 años de construcción en su historia, pero una vez terminada, contará con una torre central de 172.5 metros, lo que la volverá la iglesia más alta del mundo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *